Jerusalem

Jerusalem

Visitar la ciudad de Jerusalem es sumergirse en la historia profunda que está presente en la memoria colectiva y que de alguna manera, desde antiguos tiempos, ha creado un tejido común vivo, patrimonio de la humanidad.

Caminé por sus calles, vi el hermoso lugar donde el maestro Jesús realizó la última cena.

Estuve en la tumba del Rey David danzando en conexión de corazón.

Toqué el muro templo en unión con todas las plegarias.

Desde el Monte de los Olivos me despedí de la ciudad con un gran viento que trajo alegria y celebración de Vida.

Gracias a Yardena, Alex y Leonardo por tan hermosa y alegre compañía de viaje 

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.